Buscar
  • Lydia Madero Alcantud

MEDITACIÓN KUNDALINI - OSHO

Esta meditación, 'hermana' de la Dinámica OSHO se practica mejor cuando se oculta el sol o al anochecer. El entregarse completamente al danzar y al sacudirse de las dos primeras etapas ayuda a disolver la parte rígida del ser, donde quiera que el flujo de energía ha sido reprimido y bloqueado. Estonces esa energía puede fluír, danzar y ser transformada en dicha y gozo. Las últimas dos etapas permiten que toda esta energía fluya verticalmente, que se mueva hacia arriba al silencio. Es una forma tremendamente efectiva de soltarse y desconectarse al terminar el día.

La meditación se practica con su música específica para OSHO Kundalini Meditation, la cual indica y apoya energéticamente las diferentes fases. Para acceder a la música, ver más abajo. Instrucciones: La meditación dura una hora y consta de cuatro fases. La meditación termina cuando escuchas sonar el gong tres veces.


Primera fase: 15 minutos

Suéltate y permite que todo tu cuerpo se sacuda, sintiendo cómo suben las energías hacia arriba desde tus pies. Suéltate completamente y conviértete en la sacudida.

Tus ojos pueden estar abiertos o cerrados.


Segunda fase: 15 minutos

Baila, tal como lo sientas, permitiendo que todo el cuerpo se mueva como desee.

Tus ojos pueden estar abiertos o cerrados.


Tercera fase: 15 minutos

Cierra tus ojos y permanece inmóvil, sentado o de pie, observando, siendo testigo de todo lo que está sucediendo interior y exteriormente.


Cuarta fase: 15 minutos

Manteniendo tus ojos cerrados, estírate en el suelo boca arriba,y permanece inmóvil.


Nota:

En la cuarta fase puedes elegir permanecer sentado si lo deseas.


Algunas sugerencias de Osho para esta meditación:

"Si estás haciendo la meditación kundalini, permite que se dé el sacudirse; ¡no lo produzcas! Permanece de pie en silencio, siente su llegada, y cuando tu cuerpo empiece a temblar un poquito, ayúdalo, ¡pero no lo produzcas!. Disfruta con ello, siente la dicha que trae, permítelo, recíbelo, dale la bienvenida, pero no lo fuerces. Si lo fuerzas se volverá un ejercicio, un ejercicio corporal físico. Entonces el sacudirse se dará, pero sólo en la superficie. No te penetrará. Permanecerás sólido, como una piedra, como una roca. interiormente. Seguirás siendo el manipulador, el hacedor, y el cuerpo solamente te seguirá. El cuerpo no es lo que importa,  tú  eres lo que importa. Cuando digo sacúdete, me refiero a tu solidez;  tu ser de piedra tendría que sacudirse hasta sus mismos cimientos para que se vuelva líquido, fluído, para que se disuelva, fluya. Y, cuando el ser de piedra se vuelve líquido, tu cuerpo le seguirá. Entonces no hay quien se sacuda, sólo un sacudirse; entonces nadie lo hace, simplemente se está produciendo. Entonces no hay hacedor. Disfrútalo, pero no lo fuerces. Y, recuerda, cuando tú haces fuerza en una cosa  no puedes disfrutar de ella. Son cosas opuestas, contrarias; nunca se encuentran. Si te esfuerzas en una cosa no puedes disfrutar de ella; si tú disfrutas con ella no puedes forzarla".

Segunda fase:

Goza con la danza, porque entre más dichoso estés, más se moverá la energía hacia arriba; entre más suba la energía, más dichoso te sentirás".

Tercera fase:

"Es conveniente sentarse, para que desaparezca todo el cuerpo y solamente permanezca la columna vertebral. La energía se mueve hacia arriba a través de la columna, y toda la energía se acumula en ella".

Aqui tienes el enlace para acceder a la música que necesitas para la meditación:


https://soundcloud.com/osho_satori/osho-kundalini-meditation

💖✨




7 vistas
 

Formulario de suscripción

©2020 por Lydia Madero. Creada con Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now